Quejas sobre restaurantes abiertos y lugares de trabajo llenos a pesar de las órdenes

 

 

Marzo 24 Louisville KY.- Mientras el COVID 19 continúa propagándose, las autoridades metropolitanas han estado recibiendo una cantidad de quejas de los residentes sobre los negocios que no están haciendo caso a las órdenes de cerrar o reducir los servicios.

 

Desde que el Gobernador Andy Beshear, declaró el estado de emergencia temprano este mes, 114 quejas relacionadas al coronavirus habían sido reportadas hasta el lunes al medio día, de acuerdo a los archivos en línea.

 

Las quejas van desde los restaurantes que han desafiado la orden del gobernador de cerrar, fábricas y bodegas que descuidan el proveer de condiciones seguras a los trabajadores y otros servicios que no han implementado el distanciamiento social.

 

Cerca de 70 quejas, llegaron en lunes temprano después de que el Alcalde Fischer pidiera a los residentes reportar negocios que fallen en implementar las precauciones necesarias para evitar la propagación del virus.

 

Muchas de las quejas se asemejan a la preocupación a nivel nacional sobre la propagación de la pandemia: la falta de suplementos para los trabajadores de la salud, la falta del espacio personal en la vida diaria.

 

Una de las quejas alega que en un hospital local no se les permite trabajar desde casa, a pesar de que se les dijo que algunos trabajadores eran no esenciales. Algunas personas se han quejado de lo lleno de algunos buses o de algunas fábricas.

 

Una persona reportó al supervisor de una gasolinera que continuó llegando y servir a clientes después de que su esposa diera positivo del virus. Otra queja es de una tienda para adultos que siguió abierta a pesar de la orden de cierre de todos los negocios no esenciales. Otra queja es contra las unidades de servicio en las gasolineras y el riesgo de que ayuden a propagar el virus.

 

Algunas quejas son contra empleadores requiriendo personal que no es esencial trabando en áreas pequeñas.  Otra queja incluye las condiciones de trabajo en el parque industrial GE Appliance Park, otras en bodegas de empaque y centros de llamada. Otra queja fue contra la compañía JBS Swift Slaughterhouse, un empleado se quejó por las condiciones dentro de la planta en donde las personas trabajan pegadas codo a codo, incluso cuando algunos colegas se habían ido con fiebre.

 

Una llamada para hablar con un portavoz de la ciudad no fue respondida de inmediato el lunes. Un portavoz de GE dijo que la compañía cesaría actividades durante una semana a partir del lunes.

 

Un portavoz de JBS dijo que la compañía ha tomado medidas para proteger a los trabajadores, incluyendo la toma de temperatura antes de ingresar a la planta.

 

“No tenemos ningún caso positivo de COVID-19 y nadie en JBS está forzado a trabajar,” dijo.

 

Muchas de las quejas son sobre restaurantes que continúan sirviéndole a clientes adentro.  Otra queja es que un restaurante continuo el autoservicio del bar de salsa a pesar de la epidemia. “Yo no creo que con el coronavirus deben de seguir haciendo esto.

 

En el restaurante Cat Fish Haven Lake Bar and Grill, una queja alega que la semana pasada el personal continuó sirviéndole a la gente dentro. Pero el propietario, Curtis Ables, dijo que no.

 

El dijo que recibió una llamada del Departamento de Salud, y el negó la acusación. Luego oficiales de ABS llegaron a su restaurante en el sureste de Jefferson.

 

“Entonces, mejor cierro totalmente”, dijo Ables

 

El dice que el cierre voluntario, le hará daño. Primavera es la temporada de empezar hacer dinero para Ables, quien cree que las órdenes del gobernador son un poco duras. Aun les deja a las personas pescar e el lago.

 

El agudo aumento de las quejas muestra que muchos residentes están tomando en serio las medidas de precaución de los oficiales de alud y del gobierno sobre que la pandemia es seria y el distanciamiento social y el aislamiento son imperativos.

 

Pero los datos también levantan dudas sobre la habilidad de los inspectores de la ciudad para controlar a los negocios que no cumplen con las órdenes.

 

El Departamento de Salud Louisville Metro, es el encargado de investigar las quejas. Un portavoz de la agencia dijo que están “hasta el cuello de quejas sobre el COVID-19” y no han tenido tiempo de revisar los archivos, los cuales inundaron la agencia desde la semana pasada.

 

Con excepción de ocho, todos los archivos de casos mantenidos por la ciudad, fueron cerrados por inspectores el mismo día que fueron reportados, frecuentemente con una nota que dice que el problema ha sido referido a otra agencia, como OSHA, la Oficina del Inspector General u otra agencia relacionada a la industria de los negocios.  Los archivos en línea no dan mucho detalle sobre cualquier inspección realizada por personal de la ciudad, o si cualquier multa fue presentada a los propietarios de los negocios.

 

Casi la mitad de las quejas han sido enviadas a otras agencias para darle seguimiento a la investigación. Un puñado de las quejas fueron marcadas como anotadas.

 

La identidad de los demandantes o de los que se han quejado no se requiere y no se hace pública si es provista.

 

Las quejas pueden ser enviadas a través de la línea de servicio de la ciudad, 311, en el sitio

https://louisvilleky.gov/government/metro311

El teléfono es 502-574-5000, or 311.

 

 

 

 

 

Este artículo es parte de la colaboración entre WFPL news y Al Día en América para proveer contenidos en español. Encuentra más noticias en WFPL news 89.3 FM

This article is part of the colaboración between WFPL news and Al Dia en America to provide Spanish languange content. Find more WFPL news wesbsite and 89.3 FM.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload