Like what you read? Donate now and help me provide fresh news and analysis for my readers   

© 2023 by "This Just In". Proudly created with Wix.com

Destacados del 2018 Sarah Núñez, José Luis Alfaro y Marta Miranda

December 29, 2018

 

 

Por su compromiso, su visión y sobre todo por el efecto positivo que por medio de su trabajo ha obtenido nuestra comunidad, Sarah Núnez, José Luis Alfaro y Marta Miranda son nuestras tres  personas Destacadas del Año 2018. Les reconocemos y agradecemos su ejemplo a seguir, dedicándoles la última edición impresa del año de Al Día en América 2018.

Sarah Núñez desde la Universidad de Louisville es una luz que guía y orienta a cientos de estudiantes hispanos que en un tiempo muy cercano serán nuestros nuevos líderes. Sarah además además ha sido instrumental en causas por los derechos de los inmigrantes en Louisville.
Jose Luis Alfaro, muy calladamente ha sido el motor para diversificar las aulas del sistema escolar en Louisville que hoy cuenta con más profesores bilingues que hablen español en beneficio de nuestros niños.
Martha Miranda, que durante más de 40 años ha empedrado a mujeres y niños en una ardua labor a favor de la justicia de género.

A nuestros destacados del año de nuevo gracias porque con su trabajo están abriendo puertas y haciendo caminos en beneficio de los demás.

 

Sarah Nuñez
Impulsa a latinos e hispanos de la Universidad de Louisville

 

 


Sarah dejó su natal Colombia a los dos años. Llegó a Estados Unidos y la mezcla de experiencias y culturas, tanto en su casa como en este país la llevaron a forjar su camino, a descubrir su vocación y a convertirse hoy en una ayuda que resulta invaluable para los estudiantes latinos e hispanos de Louisville.

Con 800 alumnos de raíces latinas e hispanas estudiando en la Universidad de Louisville, Sarah no baja los brazos y sigue trabajando por ayudar a los alumnos a cumplir su objetivo, graduarse de la universidad.

De Bogotá a Louisville

Sarah nació en Bogotá, Colombia. Hija de madre estadounidense y padre colombiano. Siendo muy joven, su padre vino a los Estados Unidos para estudiar el Bachillerato, en donde conoció a quien años después sería la madre de Sarah. Cuando el abuelo de Sarah enfermó, sus padres decidieron ir a Colombia. Y tras su fallecimiento, decidieron emprender la aventura de volver a Estados Unidos cuando Sarah tenía dos años, y así un nuevo camino para ella.

Y aunque la diversidad cultural estaba en casa, en la escuela no fue así durante su niñez. ¿Cómo ha sido tu experiencia en Estados Unidos?
“Crecer en el sudeste de Estados Unidos en una familia multicultural fue súper interesante como niña. Pero no hubo otros latinos en la escuela conmigo. Fue hasta que estaba en mis 30’s que encontré a personas con experiencias similares a las mías. El sur comienza a ser más y más diverso, pero crecer en los 80’s fue muy diferente”.

Sarah llegó a Louisville hace cuatro años y el cambio ha sido una gran oportunidad para ella. ¿Qué es lo que más te gusta de la ciudad?

“He estado aquí por casi cuatro años y esta ciudad es increíble. Me han brindado muchas oportunidades para crecer profesionalmente y hay tantas oportunidades para ser voluntario y ayudar a la comunidad. La gente aquí es muy amable y me han recibido con los brazos abiertos”.

Ayudando a la comunidad latina universitaria

¿Cuál es tu trabajo en la Universidad de Louisville?
“Soy Asistente de Dirección del Centro Cultural de Iniciativas Hispanas y Latinas. En este puesto administro el compromiso de los estudiantes, las iniciativas de retención y graduación, el mercadeo para los estudiantes, actividades de alcance comunitario y desarrollo de liderazgo. Todos los días paso tiempo en la oficina reuniéndome con estudiantes, planificando eventos, reuniéndome con socios de la comunidad y del campus y administrando algunos proyectos de participación comunitaria como el Proyecto de Alcance de la Educación de los Latinos de Louisville (Louisville Latino Education Outreach Project) o el Proyecto de Historia Oral Latinx (Latinx Oral History Project). Es una buena combinación de estar en el campus con los estudiantes y también trabajar fuera de la oficina para brindar más recursos y conexiones a los estudiantes”.

El trabajo de Sarah Nuñez ha sido de gran ayuda para los estudiantes latinos universitarios. Pero ¿cómo logras construir y hacer esa diferencia día a día?
“Logro hacer este trabajo cada día porque los estudiantes y sus familias me inspiran. Estamos educando a la próxima generación de contadores, empresarias, abogados, trabajadores sociales, doctores, profesores y enfermeras. Y conociendo esto, me hace seguir”.

¿Cuáles son las mejores recompensas que obtienes de tu trabajo?
“Ver a los estudiantes crecer y desarrollarse año tras año y estar aquí como una persona que puede ayudarlos a hacer conexiones con sus propias pasiones y personas que pueden ayudarlos en la comunidad son algunas de las mayores victorias en el trabajo… Nos convertimos en un hogar lejos del hogar y en este espacio se les brinda la oportunidad de prosperar y crecer a nivel personal y académico”.

¿Qué mensaje te gustaría enviar a los jóvenes que les gustaría estudiar en la Universidad, pero quizá tengan dudas?
“La educación es accesible en Kentucky. Ofrecemos clases para estudiantes indocumentados que se gradúan de las escuelas preparatorias de Kentucky. Hay muchas organizaciones que trabajan para ayudarte a llegar a la universidad y tener éxito. Sólo se trata de saber dónde están esos recursos y de buscar mentores que puedan ayudarte. Obtén buenas calificaciones, toma clases AP o clases para obtener créditos universitarios en la preparatoria y obtén buenos resultados en el ACT. Cuanto antes empieces a hacer esto, más acceso tendrás a becas y recursos para pagar la universidad. Busca la feria ‘Latinx College and Career Fair’ organizada por Adelante el próximo octubre y el ‘Latino Leadership and College Experience Camp 2019’. También tenemos muchos recursos en la página del Centro Cultural de Iniciativas Hispanas y Latinas de la Universidad de Louisville y a través del Louisville Latino Education Outreach Project”.

Trabajando por el cambio

Un gran reconocimiento a su trabajo significó participar y ser parte de la campaña “Una fuerza de Bien” (A Force of Good), que representó la nominación y aprobación; y que ha ayudado a destacar y hacer más visible su trabajo. ¿Cuéntanos sobre tu participación en esta campaña?
“Esta campaña me dio más visibilidad en el campus y en la comunidad. Muchas organizaciones se dieron cuenta y pudieron reconocerme a mí, mi trabajo y a la universidad como ‘Una fuerza de Dios’. El espectacular ha estado a una cuadra del campus desde Abril de 2018 y, permite a las personas ver gente real que trabaja por el cambio en un entorno público. Fui nominada por alguien para ser parte de la campaña junto a otros 13 agentes de cambio en Louisville. Es un honor y, muchos de mis estudiantes me han comentado que les gustaría algún día estar en un espectacular así. Creo que les da esperanza a las personas y también a quien seguir”.

¿Cómo es y cómo se da tu colaboración con el grupo de colaboración latina “Mijente”?
“En 2015 acudí al primer ‘Lánzate’ con ‘Mijente’ en Chicago. Desde entonces he sido miembro del grupo y he trabajado para construir un hogar político para los compañeros latinos en todo Kentucky. Hemos trabajado en proyectos como la capacitación de interpretes para aumentar la justicia lingüística en Louisville, la Ordenanza de Ciudad Santuario con el Consejo Metro y deteniendo las operaciones de las oficinas de Inmigración del Centro durante el verano. También construimos relaciones, hacemos entrenamiento y arte juntos. Nuestros objetivos son construir una comunidad que centre el liderazgo y poder latino. Que nos dé más oportunidades de postularnos a un cargo, influir en las elecciones, de organizar y tomar decisiones que ayuden a nuestras familias a lo largo de la ciudad y el estado. Tenemos mucho trabajo, pero es un paso a la vez”.

En muchas ocasiones la comunidad latina ha sido subestimada. ¿Crees que en Louisville esta situación está cambiando?

“Sí, creo que muchos sistemas, políticas y cambios culturales están ocurriendo en este momento en la ciudad que están ayudando a mejorar la vida de los Louisvillianos. De cualquier manera, esto no significa que el trabajo está hecho o completo. Tenemos mucho que hacer para asegurarnos que nuestras comunidades se mantengan seguras, vibrantes y protegidas”.

Nuevos retos

¿Cómo cierras este 2018 personal y profesionalmente?
“Mi palabra del año fue enfocarse. Creo que cierro este año con mayor enfoque. Estoy empezando un nuevo programa de estudio. Cumpliendo 40 y teniendo una nueva y fresca visión para avanzar en mi trabajo”.

¿Cuáles son tus propósitos para el 2019?
“Quiero completar un plan estratégico para mi oficina. Quiero ser parte del Programa de Desarrollo de Liderazgo para Latinos en Educación Superior llamado ‘Escaleras’. Tomar algunos cursos de mi Doctorado y aumentar el número de estudiantes participantes en mis programas”.  

¿Qué mensaje te gustaría enviarle a la comunidad latina de Louisville, a los jóvenes?
“No olviden de donde vienen, a sus ancestros, sus tradiciones, historia, leyendas y tierra. Tenemos mucho por que luchar. Somos resilientes, capaces, fuertes y hay esperanza en nuestro futuro. Necesitamos organizarnos para juntos crear nuestro futuro y un mejor futuro para nuestros hijos. Levantémonos unos a otros y trabajemos juntos para crear el Louisville, Kentucky en el que todos queremos vivir. Donde no tengamos más deportaciones, donde todos tengamos acceso a la educación y los servicios que necesitamos para prosperar. En donde tengamos hogares, familias y comunidades saludables”.


José Luis Alfaro

Un gran motor en Louisville para diversificar las aulas

 José Luis Alfaro (en medio) junto a maestros puertorriqueños.

 

La situación en Centroamérica no es fácil hoy y no lo ha sido en sus últimos años. Es la historia que comparte toda Latinoamérica, y ello ha llevado a muchos de sus ciudadanos a buscar un mejor futuro en este país, en los Estados Unidos. Y esa lucha de hacerse camino en la vida por un mejor sendero es la historia de vida de José Luis Alfaro, un reconocido maestro de matemáticas y administrador escolar que ha impulsado la diversidad en la plantilla docente de las escuelas de Louisville.

 

Sobrevivir a los desafíos

 

“Nací en El Salvador y crecí durante la Guerra Civil. Casi el 50 por ciento de mis compañeros de escuela media fueron asesinados en un período de tres años. No me considero una víctima de la guerra, sino un sobreviviente que busca lo positivo en los desafíos de la vida y las personas. En 1986 apliqué para una beca Fullbright en El Salvador, para estudiar y terminar mi educación en matemática y física en la Universidad de Louisville. Al completar el programa regresé a El Salvador donde di clases de Cálculo y Estadística en la Universidad Católica; y a la vez era el director de Bienestar Estudiantil. Debido a la guerra y al temor a perder la vida, nos movimos a Louisville en 1990”, comparte José Luis sobre la complicada situación que le tocó vivir en el país que nació, creció y encaminó su preparación profesional.

El profesor de matemáticas ha vivido en Louisville por más de 30 años. Dos como estudiante y 28 como profesor y administrador escolar.

 

¿Cómo ha sido esta experiencia?

“Ha sido un honor sin comparación el tener la oportunidad de enseñar matemáticas tanto en El Salvador como en Kentucky. Me encanta ver cómo los estudiantes aprenden y aplican nuevos conceptos e ideas aprendidos en clase”.

 

¿Cuáles han sido las mejores recompensas de su trabajo?

“Entre los reconocimientos recibidos puedo mencionar el Premio al Mejor maestro del año de la Universidad McKendree (McKendree University Teacher of the Year Award) ‘WHAS-Aegon Excel Award’, ‘Oldham County Pyramid Award’, y otros más, pero ninguno de esos homenajes se compara al cariño que he recibido de los estudiantes, compañeros de trabajo y la comunidad. Me motiva el placer de servir y soy miembro del Club de Leones, ‘Prospanica’ y ‘Adelante Hispanic Achievers’”.‘Provocando el cambio’El trabajo de José Luis Alfaro ha marcado una pauta muy importante en los salones de clases de Louisville. Poco a poco su comunidad se ha diversificado, sus estudiantes también, pero ese cambio no había llegado a los profesores. Y gracias a su trabajo e iniciativas ha comenzado un cambio significante que ha tenido resultados favorables.

 

¿Cómo logró edificar ese aporte para diversificar a la plantilla docente?

“Como maestro me interesa la integridad del proceso educativo. Necesitamos una plantilla de maestros que reflejen la diversidad de los estudiantes. Al ver que en una escuela el 80 a 90 por ciento de los estudiantes son minorías y en contraste sólo un 15 a 20 por ciento de los maestros son minorías, despierta esa necesidad de provocar el cambio. Los estudios profesionales muestran que los estudiantes aprenden más y se comportan mejor cuando se pueden identificar con un maestro que es como ellos. JCPS (Jefferson County Public Schools) tiene ahora objetivos específicos de aumentar a 25 por ciento el número de maestros de minorías para el 2020 en el distrito. Sé que la Dra. Green, Directora de ‘Recruiting and Hiring’ (Reclutamiento y Contratación) lo va a lograr.

 

¿Cómo nació la idea de integrar a maestros de Puerto Rico al programa de educación de JCPS?

“Como ‘Staffing Consultant’ (Consultor de personal) en JCPS vi la necesidad de aumentar el número de maestros. Y especialmente maestros que representen la diversidad del distrito. Con la cooperación del equipo de Recursos Humanos y la Oficina de Globalización presentamos un plan de trabajo para atraer maestros de Puerto Rico. En enero se mandó un comunicado de prensa a un periódico local en Puerto Rico y la respuesta fue increíble. Recibimos un gran interés y en menos de un mes habíamos contratado a los primeros tres maestros. Continuamos con el programa y para junio ya teníamos 33 nuevos maestros boricuas certificados en la ciudad. Desde que inició el programa se han reclutado más de 50 maestros y muchos de ellos se han movido con sus familias a Louisville”. Apoyo entre connacionales

 

¿Cuáles fueron los desafíos para poner en marcha esta iniciativa?

“Ha sido difícil el proceso de mudanza para cada familia y cada situación ha sido diferente. El mudarse implica un gasto inicial de casi 10 mil dólares y con la economía de un profesor, no es nada fácil. Personalmente me he sentido mal al no poder ayudar como me hubiese gustado, pero los boricuas son personas fuertes que buscan la forma de sobrevivir y lo han hecho en grupo de apoyo como familia y profesionales que son. Además de su adaptación a una nueva ciudad, también han tenido que adaptarse a una nueva cultura, un nuevo sistema escolar, problemas de disciplina en las aulas y otros requisitos del distrito. A eso se le agrega la agonía de no saber nada de sus familias durante el Huracán María”.

 

¿Cuántas escuelas de JCPS cuentan con profesores puertorriqueños? “La mayoría de los maestros de Puerto Rico están ayudando a la comunidad en escuelas donde se necesita un buen maestro que comprenda las necesidades extras de cada estudiante. Ellos trabajan muy fuerte y regresan cansados cada día, pero se siguen apoyando como familia y hermanos para seguir adelante y no se dan por vencidos, ese es el espíritu boricua”. La preparatoria “Iroquois High School” cuenta con la comunidad estudiantil más diversa de JCPS, ¿cómo fue el resultado de integrar a maestros puertorriqueños a esta preparatoria? “Creo que hay más de diez maestros de Puerto Rico en Iroquois. Ellos son ejemplo a seguir. Los estudiantes inmigrantes se pueden reflejar en estos maestros y ver que sí hay oportunidades de salir adelante y un día ser como ellos”.

 

Las metas para 2019

¿Cómo cierra este 2018 personal y profesionalmente?

“Orgullosamente me retiré después de 28 años de servicio. Pero para aquellos que me conocen, no soy de los que me quedaré en casa con los brazos cruzados sin hacer nada. He tenido la oportunidad de trabajador con una organización local ofreciendo consultoría en municipalidades y distritos escolares en todo el país”.

 

¿Cuáles son sus propósitos para 2019?

“Continuar con el firme propósito de servir y ayudar a la comunidad. Completar un último proyecto educativo personal. Pero lo más importante es dedicarle más tiempo a mi hija María, mi esposa, familia y amigos”.

 

Después de haber trabajado por casi tres décadas de la mano con profesores y estudiantes de Louisville, ¿qué mensaje le gustaría enviarle a la comunidad latina de Louisville, a los jóvenes estudiantes?

“Uno. Invito a cada joven que en forma privada escriba cinco objetivos reales que le gustaría lograr a corto o largo plazo. (Por ejemplo: terminar una maestría o doctorado, terminar la preparatoria ‘High school’, comprar una casa, invertir para el futuro o ahorrar determinada cantidad de dinero mensual, tomar la medicina, respetar las ideas del prójimo, ayudar una causa, etc.) En tiempos de duda o de desafíos volver a visitar esa lista y a recordar que si es posible lograrlo. Dos. Involucrarse en el engrandecimiento de la comunidad y por consecuencia lógica el engrandecimiento de la ciudad. Ser un líder de ideas claras y acciones reales. Tres. Estudiar y/o prepararse lo mejor posible para su trabajo, no tiene que ser una carrera universitaria, puede ser una carrera practica o técnica. Y cuatro. Respetar a los demás por lo que son y no por lo que queremos que sean. Vivimos en un mundo polarizado por una o muchas razones. No pierda a un familiar o amigo por tonterías u opiniones”.

 

Martha Miranda-Straub
Más de 40 años de trabajo empoderando a mujeres y niños  

 

 


Marta Miranda-Straub es una mujer con una larga trayectoria de trabajo. Con más de cuatro décadas de ardua labor a favor de la justicia de género, de combatir el racismo, de la inmigración humana, de rescatar e impulsar a víctimas de violencia doméstica y sexual, Marta es un referente de la ayuda a los demás en Louisville.
Una mujer a la que le gusta el punto guajiro, las baladas, los boleros, la música de Celia Cruz. Una niña que dejó Cuba y encontró su compromiso social durante los primeros años que vivió en Estados Unidos.

El camino a Kentucky

Martha creció en la Cuba rural, por lo que asegura ser “pura guajirita de Pinar Del Río, Cuba”. Siendo niña, se mudó junto a su familia a New Jersey, cuando recibieron asilo político. Y desde entonces: “Me encanta los Estados Unidos, la democracia, los derechos civiles y la diversidad”.
También vivió en Mount Vernon, Kentucky, en una cabaña de troncos y nombró su “finquita de 14 acres Pinar del Río del Norte” en honor a la tierra que la vio nacer.
La mujer que ha dedicado su carrera profesional a empoderar mujeres y niños se identifica como “Cubalachian”, cubana por nacimiento y ‘Appalachian’ por gracias de Dios. (Los Apalaches  es una importante sierra ubicada en el este de Norteamérica. Que se extiende desde la Isla de Terranova en Canadá hasta Alabama en los Estados Unidos. Incluyendo los estados de Georgia, Tennessee, Virginia, Kentucky, Alabama, Carolina del Sur, y Pensilvania).   
“He vivido en Kentucky durante 27 años. Fui profesora de la ‘Eastern KY University’ por 17 años y consejera del departamento de Mujeres y estudio de género. Me mudé a Louisville para aceptar la posición de Presidenta - CEO del Centro para Mujeres y Familias (Center for Women and Families), hace ocho años”.
Con ocho años en la ciudad, Marta asegura que lo más le gusta de Louisville es la diversidad, las artes y los buenos restaurantes.


Una vida transformando vidas  
Marta cuenta con una gran trayectoria de ayuda a los demás. A las personas que atraviesan por momentos muy complicados. A salvar a personas que se encuentran en un estado de gran vulnerabilidad. Pero ¿cómo fue el comienzo? ¿Cómo nació su compromiso con estas personas?

 

“Mi tía favorita. Mi tía Amanda fue víctima de violencia doméstica. Y como mujer de color e inmigrante he recibido y he visto discriminación. Mi voz siempre ha existido para la liberación”.
La mujer “Cubalachian” cerró un ciclo de trabajo en el Centro que la hizo mudarse a Louisville. “Me retiré del Centro (The Center for Women and Families in Louisville) hace un año tras 44 años de trabajo en la justicia de género. El Centro es una enorme y multimillonaria asociación civil que ayuda 24/7 (24 horas siete días a la semana) a sobrevivientes de violencia doméstica y abuso sexual y sus niños en siete condados en Kentucky y dos en Indiana. Mi trabajo consistió en liderazgo ejecutivo, desarrollo de fondos y colaboraciones comunitarias”.
Su trabajo fue una gran ayuda para las mujeres y familias víctimas de violencia ¿cómo logró brindar ese aporte a la comunidad?
“Contraté buenos abogados. Y ayudar a los sobrevivientes con seguridad, curación, a ser económicamente suficientes, con alojamiento, etc. Mi trabajo consistió en recaudar fondos y representar el Centro”.

¿Cuáles fueron las mejores recompensas que obtuvo de su trabajo?
Ver vidas transformadas en vidas seguras y con empoderamiento. Ver a niños y sus familias moverse del miedo al empoderamiento”.

Su labor a favor de los demás le valió recibir el premio “Daughter of Greatness” (Hija de la grandeza) que entrega la Fundación Muhammad Ali, y que se encarga de presentar a mujeres destacadas que participan en actividades de filantropía social, activismo y a favor de la justicia. Teniendo como objetivo proporcionar un lugar para el diálogo y la discusión sobre temas actuales de justicia, participación comunitaria y movimientos sociales dentro del área de Louisville y sus alrededores.

 

¿Qué simbolizó recibir este reconocimiento en su carrera profesional?

“Fui reconocida por más de 40 años de trabajar en la justicia de género, en combatir el racismo, en el trabajo de inmigración humanitaria y todo forma parte de la misión de Ali”.  

Nuevos rumbos

Tras concluir su trabajo en el centro de ayuda a mujeres y niños, Marta emprendió una nueva actividad y fundó  la empresa “Catapult Now LLC, Organizational and Leadership Development, Training Consultants” (Desarrollo Organizacional y de Liderazgo, Consultores de Capacitación).
“Quería darme cinco años de vida laboral sin trauma o trabajo clínico. He estado haciendo este trabajo desde que tengo 20 años y ahora tengo 64. Así que creé mi empresa de consulta práctica como un regalo para mí. Estoy ayudando a desarrollar la capacidad de ‘Billikens’ para organizaciones y creando sistemas equitativos y sostenibles. Realizando acompañamiento ejecutivo y formación de equipos. Formación en equidad e inclusión. Y viajando también para hacer notas clave sobre liderazgo. Tutoría a jóvenes líderes de color es mi último tango y lo estoy viviendo”.

Ahora Marta también dedica parte de su tiempo a la poesía. ¿Cómo inicia su incursión en la poesía? ¿En dónde encuentra su inspiración?
“Mi inspiración es la justicia social. Escribo para educar y para desahogarme”.  

En muchas ocasiones y por mucho tiempo la comunidad latina ha sido subestimada en muchos aspectos. ¿Cree que en Louisville esto está cambiando?
“Es nuestro momento, ya tenemos una comunidad grande y hay artistas, negocios establecidos, nuestra visibilidad es ahora palpable”.   

¿Cómo cierra este 2018 personal y profesionalmente?
“Muy feliz. Mi esposo y yo rentamos una cabaña en el ‘Red River Gorge’ (Río Rojo Gorge, ubicado en el Centro de Kentucky) y hacemos un retiro para parejas. Es una excelente manera de revisar nuestro año. Hacemos pizarrones de visión y proyectos, caminamos, cocinamos, leemos y tomamos algunas siestas, es encantador”.

¿Cuáles son sus propósitos para el 2019?
“Crecer mi empresa y publicar mi libro de memorias ‘Cradled by Skeletons a life in poems and stories’ (Acunado por los esqueletos, una vida en poemas e historias).

¿Qué mensaje le gustaría enviar a la comunidad latina de Louisville?
“Para atrás ni para tomar impulso”

 

#LATINOSDESTACADOS #latinosdelaño #latinxdelaño

 

AL DIA EN AMERICA. YOLANDA WILLIAMS.


 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Gobierno mexicano exhibe bancos que más comisiones cobran en remesas de EEUU

December 9, 2019

Sudáfrica empieza a despertar contra la violencia sexista

December 9, 2019

Carrera para ganar a Trump y su plan de encarecer trámites migratorios

December 7, 2019

Repatriación de médicos cubanos, golpe político y económico

December 6, 2019

Publican vídeo de muerte de menor inmigrante bajo custodia de CBP

December 6, 2019

Accidente con bus escolar sobre el I-70

December 5, 2019

Capturados por intentar vender bebé

December 4, 2019

Más de la mitad de estadounidenses desaprueba el desempeño de Trump

December 4, 2019

La democracia es un fenómeno raro amenazado por la falta de tolerancia

December 2, 2019

Dormir bien, gran aliado de nuestra salud

November 30, 2019

1/3
Please reload