Tamales y champurrado caliente para los desamparados

December 25, 2018

Feligreses de la Iglesia de San José hacen posada para los desamparados del centro.
 

 


Feligreses  de la Iglesia de San Jose en Butchertown guiados por el Padre David Sánchez, llegaron en caravana a la esquina de Jefferson y Hancock y se pusieron a cantar una tradicional posada de la época. Después de los cánticos, el olor a tamalitos calientes y el vapor de las ollas del Champurrado y chocolate puso una sonrisa de esperanza en las decenas de desamparados que viven bajo el puente del 65.
De esta forma,  el fuerte frío de las noches de diciembre se interrumpió brevemente por el calor humano de los miembros de la Iglesia de San José.

“Esta noche la Iglesia de San José invitó a la comunidad para celebrar esta gran posada. Como Jesús, María y José llegaron a Belén sin un hogar, hoy venimos nosotros a ofrecerles un lugar en nuestro corazón. La parroquia se acerca hoy, celebra las posadas, y así traemos tamales, comida para los deambulantes de la comunidad. Un problema muy serio que le llamamos un problema de vagabundos, cuando en realidad es un problema de salud mental. Es lo que vemos hoy aquí en la ciudad de Louisville.” Explicó el sacerdote David Sanchez.

Aumenta número de desamparados

De acuerdo al sitio de la Coalición para los Desamparados (Coalition for the Hoteles) el número de las familias en lista de espera para obtener un refugio o lugar donde dormir, aumentó en un 50% desde la primavera del año 2018. La causa, parcialmente se debe a los cortes en fondos federales y el hecho que nuevos programas tienen un mejor control de las necesidades de la población de desamparados. “Pero la realidad es que Louisville no tiene suficientes refugios y viviendas para las familias de bajos recursos con niños,” afirma la Directora Ejectuvia Natalie Harris, en el sitio de la organización.


En la primavera del 2017, la radio pública de Louisville, WFPL, reportó que aunque la cantidad de desamparados disminuía, son miles los que aun no tiene vivienda.  Al rededor de 6,300 personas vivían en refugios o en las calles de la ciudad en el 2016, de acuerdo al censo más reciente de desamparados. En el 2017 esa cifra había disminuido en un 5%. Pero aunque la tendencia es a la baja, aun son miles los que sufren de falta de vivienda, incluyendo a cerca de 1,000 niños, decía el reporte publicado en abril del 2017 en WFPL.

El Padre Sánchez de San José, explica también que además de un problema de desamparados es un problema de salud mental. Muchas de las personas que viven en la calle, sufren de problemas mentales y de drogadicción.  El reporte de WFPL del 2017, publicaba que al menos 3,500 personas con algún tipo de discapacidad pasan la noche en refugios o en las calles de la ciudad.

Más recientemente se dio a conocer que dos representantes del consejo metropolitano, Barbara Sexton y Bill Holland tienen interés en utilizar parte del dinero del superávit del gobierno para crear un sistema barrera de refugio para los desamparados, que dure durante todo el invierno. Un sistema refugio de este tipo, permitiría que las personas lleven mascotas, parejas o posesiones a un refugio 24 horas al día.


Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload