Like what you read? Donate now and help me provide fresh news and analysis for my readers   

© 2023 by "This Just In". Proudly created with Wix.com

Nueva Constitución y retos económicos en la Cuba que recibe a Pedro Sánchez

November 20, 2018

 Foto EFE archivo.

 

La Habana, 20 nov (EFE).- Cuba, donde viaja esta semana el jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, acaba de estrenar por primera vez en seis décadas un presidente que no se apellida Castro, con los retos de reflotar la exánime economía de la isla y aprobar una nueva Constitución en medio de nuevas tensiones con EE.UU.

 

Sánchez será el primer mandatario de un Gobierno europeo en ser recibido por Díaz-Canel en el Palacio de la Revolución de La Habana, desde que este asumió el cargo en abril pasado bajo la tutela del exmandatario Raúl Castro, cabeza del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC, único) hasta 2021.

 

La visita del líder del Ejecutivo español -la primera oficial desde 1986- busca consolidar la relación bilateral y solidificar la posición de España en el nuevo contexto de apertura económica de la isla.

Ingeniero de profesión y veterano dirigente partidista, Díaz-Canel (58 años) continúa con las reformas impulsadas por su antecesor, centradas en captar capital extranjero y diversificar sus socios internacionales ante la intensa crisis que vive hoy Venezuela, su principal aliado político y económico.

 

La situación en el país suramericano provocó en 2016 que la economía cubana entrara en su primera recesión en más de veinte años (- 0.9 %), revertida un año después, con un crecimiento estimado de 1,6 % según datos oficiales, debido sobre todo al empuje del turismo y la construcción.

Este julio pasado Díaz-Canel anunció un “discreto”, pero “alentador” aumento del 1,1 % en el primer trimestre de 2018, un periodo marcado según el Gobierno por desastres naturales y el recrudecimiento del embargo estadounidense sobre la isla, que dificulta las relaciones comerciales y las transacciones monetarias internacionales.

 

Ante esto, Cuba apuesta por la inversión extranjera para reflotar su economía e impulsar sus reformas, para lo que necesita al menos 2.500 millones de dólares anuales de capital foráneo, según cifras oficiales.

España, que comparte fuertes lazos históricos y familiares con su antigua colonia, es actualmente el país con más empresas sucursales y mixtas en Cuba y su tercer socio comercial, una posición que la visita de Sánchez busca impulsar.

 

La otra cara de la apertura económica es el reciente frenazo al sector privado que floreció al calor de las reformas de la Presidencia de Raúl Castro, y sobre el que en breve entran en vigor nuevas regulaciones con las que el Gobierno busca “reordenar” fiscal y legalmente el incipiente “cuentapropismo”.

Para muchos trabajadores por cuenta propia esas medidas han supuesto un varapalo al limitar el crecimiento de los negocios, su tamaño y las licencias que puede poseer un emprendedor.

 

En paralelo a su apertura al capital extranjero, la nación caribeña vive hoy un proceso de reforma constitucional que busca actualizar la Carta Magna vigente (1976), cuya fase de consulta popular acaba de concluir con más de siete millones de participantes, dentro y fuera del país.

 

El nuevo texto, si bien propone modificaciones como un artículo que abriría la puerta al matrimonio gay, la creación de las figuras del Presidente y el Primer Ministro, y la eliminación de la palabra comunismo, no introduce cambios significativos en el sistema político de partido único.

La oposición cubana considera que la nueva Constitución no va a mejorar “los derechos civiles y políticos y otras libertades fundamentales”, mientras los medios de comunicación de la isla, todos estatales, aseguran que la mayoría de las opiniones recogidas están a favor del nuevo documento, que irá a referendo el próximo 24 de febrero.

 

Según la disidente Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), la reforma constitucional solo “garantiza la reproducción del modelo totalitario” en la isla.

En materia de relaciones exteriores, la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca ha supuesto un nuevo enfriamiento de las relaciones con Cuba tras el acercamiento diplomático impulsado por la administración de Barack Obama, y también ha traído nuevas sanciones que endurecen el embargo sobre las empresas cubanas adscritas al sector militar.

 

 

A la vez que el “deshielo” con EE.UU se desvanece, La Habana ha intensificado las relaciones comerciales y políticas con Rusia, su otrora sostén durante décadas hasta la extinción del bloque soviético, y también ha mejorado sus relaciones con la Unión Europea.

En septiembre pasado, durante un primer encuentro bilateral en la sede de la ONU en Nueva York, Sánchez prometió al presidente de Cuba que España actuaría como el mejor defensor de América Latina en la Unión Europea, que firmó este año un histórico acuerdo bilateral con La Habana para normalizar los vínculos. EFE

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Una fiesta a beneficio del Backside Learning Center en Churchill Downs

November 19, 2019

Grupo de negocios hispanos KIHBC invita a desayuno para emprendedores

November 18, 2019

LouCity cede el título nacional de la USL ante el Real Monarchs 3 goles a 1

November 18, 2019

En la gran final LouCity recibe al Real Monarchs en casa para defender el título nacional

November 17, 2019

Evo Morales: Tengo mucho miedo a una guerra civil en Bolivia

November 17, 2019

"Mi Papi tiene una Moto", el recuerdo guardado de una niña hispana en EEUU

November 17, 2019

Recuento de votos por la Gubernatura de Kentucky se lleva a cabo hoy

November 14, 2019

Alcalde de Miami declara persona non grata a conocida cantante cubana

November 12, 2019

El sistema universitario, aliado clave en el futuro de los "soñadores"

November 8, 2019

Miles de científicos de todo el mundo declaran una "emergencia climática"

November 5, 2019

1/3
Please reload