• Al Día en América.

NUESTRO CAMINO DE AVANCE HACIA LA EQUIDAD RACIAL


(stock image)

Por Brian Lamb.

El año pasado ha sido uno de los capítulos más tumultuosos de la historia reciente para los afroamericanos, con numerosos recordatorios de que el racismo sistémico trae consecuencias devastadoras para las personas, las familias y las comunidades.


La pandemia de COVID-19 está arrasando a las comunidades negras en todo el país, matando a personas negras al doble de la tasa de estadounidenses blancos, mientras deja un rastro de empleos perdidos y negocios cerrados de propiedad negra a su paso.


Esto, junto con la matanza de George Floyd y tantos otros, ha provocado una gran cantidad de apoyo corporativo para los afroamericanos en los últimos meses, y hemos visto numerosos ejemplos de empresas que se han movilizado para realizar cambios concretos en la forma en que hacen negocios en un esfuerzo por promover la equidad racial en todo el mundo.


Siendo el banco más grande de los Estados Unidos, ya era hora de que JPMorgan Chase se hiciera cargo de su participación en la creación de oportunidades económicas e inclusión para comunidades que históricamente han sido marginadas.


El racismo sistémico es una parte trágica de la historia de Estados Unidos. Es un defecto congénito de nuestra sociedad que ha provocado diferencias raciales en prácticamente todos los ámbitos de la vida estadounidense, incluida la riqueza, la propiedad de una vivienda, los resultados educativos, la atención médica, las tasas de encarcelamiento y la esperanza de vida.


Vidas reales se ven afectadas por estas brechas y es nuestra responsabilidad hacer algo al respecto, dado el papel de los bancos en la salud financiera de las comunidades a las que servimos.






¿CÓMO JPMORGAN CHASE ESTÁ COMBATIENDO LA DIVISIÓN DE RIQUEZA RACIAL?

Durante los últimos meses, hemos revisado nuestras prácticas comerciales, productos y el papel que desempeñamos en las comunidades de este país para comprender los cambios que debemos realizar para abordar los principales impulsores de la división racial de la riqueza.

Nos hemos centrado especialmente en desarrollar formas de ampliar los préstamos y viviendas asequibles, aumentar el crédito y el capital para las pequeñas empresas de propiedad de negros y mejorar el acceso a herramientas que ayudarán a las personas afroamericanas a ahorrar dinero y encaminarse hacia una salud financiera sostenida.


Este trabajo nos llevó a hacer un compromiso de $30 mil millones durante los próximos cinco años para brindar oportunidades económicas en comunidades desatendidas, con un enfoque especial en las personas afroamericanas y latinas. Estos compromisos incluyen préstamos, equidad y financiamiento directo para promover la propiedad de vivienda y viviendas asequibles.


Nos hemos fijado el objetivo de generar 40.000 préstamos adicionales para la compra de viviendas para hogares afroamericanos y latinos.


Para hacer esto, hemos comprometido $ 8mil millones para hipotecas. También queremos que las comunidades desatendidas puedan aprovechar las tasas de interés históricamente bajas, y hemos comprometido $4 mil millones para ayudar a los hogares afroamericanos y latinos a refinanciar sus préstamos hipotecarios.


CREANDO CAMINOS HACIA LA SALUD FINANCIERA

A través de nuestra propia investigación, sabemos que los hogares afroamericanos tienden a tener menos ahorros y una mayor carga de deuda que otros grupos. Históricamente, los afroamericanos se han visto obligados a lidiar con un menor acceso al crédito y, a menudo, tienen que pagar tarifas de financiamiento más altas.


Demasiados estadounidenses afroamericanos tampoco están bancarizados, lo que aumenta la probabilidad de recurrir a servicios financieros alternativos depredadores, como el cambio de cheques y los prestamistas de día de pago.


Para combatir este desafío, nuestro objetivo es ayudar a un millón de personas a abrir cuentas corrientes y de ahorro de bajo costo.



Para lograr esto, debemos construir conexiones más sólidas con las comunidades desatendidas, por lo que nos hemos comprometido a contratar a 150 nuevos administradores de la comunidad.


También estamos planeando abrir nuevas sucursales del Centro Comunitario en las áreas que más las necesitan, y aumentar nuestro alcance de marketing a nuestras poblaciones afroamericanos y latinas para crear conciencia sobre estos esfuerzos.


APOYO AL EMPRENDIMIENTO AFROAMERICANO

Si queremos lograr un progreso significativo en el cierre de la brecha de riqueza racial, el espíritu empresarial debe ser una parte clave de la ecuación.

Estamos comprometidos a ayudar a los creadores de empleo en las comunidades afroamericanas y latinas a obtener acceso al crédito que necesitan para lanzar, hacer crecer y escalar sus negocios.


Como parte de este esfuerzo, nos hemos comprometido a entregar $2 mil millones en préstamos y a gastar $ 750 millones adicionales con compañías afroamericanas y latinas que pueden suministrar productos y servicios a JPMorgan Chase.

También vamos a expandir nuestro Fondo de Emprendedores de Color para apoyar a más propietarios de pequeñas empresas afroamericanas y latinas en todo el país.


A medida que avanzamos con estos esfuerzos, sabemos que debemos responsabilizarnos si van a lograr el impacto previsto. Evaluaremos continuamente cómo se están desempeñando estos compromisos y los ajustaremos cuando sea necesario. En última instancia, sabemos que ninguna empresa puede cerrar la brecha de riqueza racial, pero es nuestra responsabilidad intentarlo y trabajar con otras empresas y legisladores en el camino.

Somos dueños de nuestra parte en esto, y recién estamos comenzando.


Este es un artículo presentado y pagado por JPMorgan Chase.

Visite JPMorganChase.com/Pathforward para obtener más información sobre nuestros esfuerzos para promover la equidad racial, que incluyen viviendas asequibles, negocios propiedad de minorías, salud financiera, diversidad de la fuerza laboral y más.

33 vistas0 comentarios