• Al Día en América.

EEUU recuerda a los muertos en el aniversario del 11S en un año para olvidar

Jairo Mejía


Emily Sheil, daughter of New York City Firefighter, Collins Sheil (not pictured) looks out on the South Tower reflecting pool at the 19th anniversary commemoration ceremony of the 11 September 2001 terrorist attack on the World Trade Center in New York, USA, 11 September 2020. EFE/EPA/PETER FOLEY



Nueva York, 11 sep (EFE News).- Estados Unidos recordó este viernes el decimonoveno aniversario de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, que se cobraron la vida de casi 3.000 personas, en un momento en que las dimensiones de la tragedia de la pandemia del coronavirus añaden sal a una herida que sigue sin cerrar y que cambió al país.


Con actos en Nueva York, el Pentágono y en Shanksville (Pennsylvania), el país recordó unos atentados que llevaron a Estados Unidos a una costosa y aún inconclusa guerra contra el terrorismo global y cambiaron la manera en la que el mundo se enfrenta al problema de la seguridad y la confianza en los demás.


A las 8.46 de la mañana (12.46 GMT), en un flamante World Trade Center en el que se sigue construyendo, se escucharon las campanadas que marcan el momento en el que el vuelo 11 de American Airlines impactó contra la torre norte y que supuso el comienzo de una jornada de pesadilla para la ciudad de Nueva York, que perdió a más 2.600 personas en pocas horas.


El presidente estadounidense, Donald Trump, rindió tributo a los muertos desde el monumento levantado en el páramo en el que se estrelló el vuelo 93 de United con 40 pasajeros y cuatro secuestradores, al que también acudió horas más tarde su rival en las elecciones de noviembre, el demócrata Joe Biden.


"Los héroes del vuelo 93 son un recordatorio inmortal de que sin importar el peligro, sin importar la amenaza o las posibilidades de éxito, Estados Unidos siempre se levantará con altura y peleará", señaló el mandatario en un discurso sobrio en el que llamó a la unidad.


Los pasajeros del vuelo 93, que partió de Newark (Nueva Jersey), decidieron rebelarse contra los secuestradores y en el forcejeo llevaron al avión a entrar en barrena sobre Pennsylvania, frustrando así el supuesto plan de estrellar la aeronave en el edificio de Capitolio en Washington.


“Nos comprometemos a ser una sola nación estadounidense, a defender nuestras libertades, defender nuestros valores y amar a nuestro vecino; a celebrar nuestro país y cuidar a nuestras comunidades; a honrar a nuestros héroes y no olvidar jamás”, aseveró Trump en un tono poco habitual para alguien que utiliza todos sus eventos como plataforma electoral.


La jornada dejó un gesto conciliatorio en un año electoral especialmente bronco cuando Biden y el vicepresidente, Mike Pence, se saludaron tras la ceremonia en la llamada "Zona Cero" de la tragedia.


Debido a las medidas por la pandemia de la COVID-19 sólo los familiares tuvieron acceso a la ceremonia en Pennsylvania, en el Pentágono y al monumento que señala el vacío que dejaron las Torres Gemelas y que ha grabado en piedra el nombre de todas las víctimas.


EL ORGULLO DE MIDTOWN


Compañías de bomberos en toda la ciudad de Nueva York vistieron hoy sus mejores galas para recordar a los más de 340 compañeros muertos, el mayor número de víctimas, con diferencia, de todos los equipos de emergencia y policiales que respondieron a la tragedia.


A las 10 de la mañana, hora del derrumbe de la torre sur, bomberos como los del Batallón 9, que perdió a 15 de sus miembros en el 11S, guardaron un momento de silencio frente a una ciudad que funciona a medio gas y sobre cuyo trasiego se escuchó este año más que nunca antes el lamento de las gaitas.


Pese al paso del tiempo, algunos de los bomberos, apodados por los neoyorquinos el "Orgullo de Midtown", no pudieron contener las lágrimas.


ANNUS HORRIBILIS DE NUEVA YORK


La conmemoración del 11S este año es especialmente dura para Nueva York, donde las banderas llevan casi seis meses a media asta en señal de luto por las más de 23.700 muertes que ha provocado la pandemia de la COVID-19 y que se cebó con la ciudad en abril.


El continuo goteo de muertes y el obligado confinamiento, del que la ciudad comenzó a recuperarse con la llegada del verano, puso a la enérgica Nueva York en sus peores horas desde el 11S.


No obstante, para unos 67 millones de estadounidenses que acaban de llegar a la mayoría de edad y son miembros de la llamada "Generación Z" la memoria de los atentados del 11S es algo que solo han oído, pese a que ha modelado el mundo en el que viven.


"Los millennials son gente mucho más depresiva y negativa. Se hicieron mayores en la recesión (de 2008) y vivieron el 11S", opinaba Adsel S. en un reportaje publicado hoy en Politico, que ha entrevistado a más de una docena de miembros de miembros de la "Generación Z".


Por primera vez este mes noviembre, esos jóvenes podrán votar en las elecciones sin tener grabado en su retina el derrumbe de las Torres Gemelas o al entonces presidente George W. Bush subido a una montaña de escombros prometiendo una venganza que duró más de una década. EFE News

10 vistas

Entradas Recientes

Ver todo