• Al Día en América

Toque de queda en Louisville será hoy de 9:00 p.m. a 6:30 a.m. en todo el condado


La Farmacia CVS del centro de la ciudad en la calle 4a. amaneció con todos los ventanales rotos luego de los disturbios del viernes por la noche, en el que grupos piden justicia en el caso de Breanna Taylor.

Louisville KY ( Mayo 30, 2020) En respuesta a los violentos disturbios que dejaron daños en el centro de la ciudad el viernes por la noche, el Alcalde Fischer y el Gobernador Beshear anunciaron la autorización del uso de la Guardia Nacional para asistir en la implementación del toque de queda desde las 9 de la noche, hasta las 6: 30 a.m.

El toque de queda incluye a todo el Condado de Jefferson y excluye actividades que tengan que ver con trabajo, iglesia y razones médicas o de salud. Desde las 9 p.m. hasta las 6:30 a.m. hoy por la noche y mañana domingo por la noche.

La portavoz de LMPD Jessie Halladay, confirma que se hicieron seis arrestos durante la noche debido al saqueo de negocios. Además seis oficiales resultaron heridos durante los disturbios.

Fischer denunció a los manifestantes como un grupo de anarquistas que no son de Louisville y que quieren destruir la ciudad.

El mandatario metropolitano pide a la población no salir de casa a partir de las 9 p.m.

Después de hablar con la familia de Breonna Taylor, Fischer dijo que la violencia, destrucción y el saqueo de negocios locales, no es la manera de honrar a Breonna.

Taylor falleció el 13 de marzo pasado, luego de recibir 8 disparos, cuando la policía hacía un cateo sin haber llamado a la puerta de su apartamento. Desde entonces la tensión racial y el pedido de justicia ha ido en aumento en la ciudad.

El clamor por justicia en Louisville cobró más fuerza después de la muerte de un hombre afroamericano a manos de la policía en la ciudad de Mineápolis. George Floyd murió sofocado mientras era arrestado por varios policías por una supuesta acusación de falsificación. La muerte de Floyd fue grabada en video y ha provocado el estallido de protestas en decenas de ciudades de la nación.

La frustración detrás de las protestas debe de entenderse como un cambio necesario que debe suceder, pero sin violencia y destrucción, añade Fischer.