• Alex Segura Lozano

Análisis contradice retórica de Trump sobre violencia de indocumentados

Stocksnap

Washington, 13 may (EFE).- Un análisis de la organización The Marshall Project, que determina que la inmigración ilegal que llega al país no provoca un aumento en las tasas de crimen a nivel nacional, contradice la retórica del presidente, Donald Trump, que defiende que las personas indocumentadas son más violentas. "La Administración de Trump ha impulsado una y otra vez la idea de que los inmigrantes indocumentados son delincuentes peligrosos que traen el crimen a Estados Unidos, pero, según los datos, esto simplemente no es cierto", destacó en declaraciones a Efe la investigadora principal del estudio, Anna Flagg. El equipo de The Marshall Project, una organización periodística, encontró que una gran mayoría de las áreas estudiadas del país registraron disminuciones tanto en delitos violentos como en contra de la propiedad desde 2007, independientemente de si la población indocumentada había aumentado o disminuido. De acuerdo a sus hallazgos, el crecimiento en el número de inmigrantes ilegales no tuvo el efecto de aumentar las tasas de criminalidad, ni tampoco de reducirlas. De hecho, las áreas con mayor inmigración indocumentada del país "parecían tener mayores caídas en las tasas de criminalidad, aunque la diferencia era pequeña e incierta", sostuvo Flagg. En este sentido, consideró que los datos muestran que cuando se trata de delitos la diferencia entre los inmigrantes legales e ilegales "no parece importar". "En términos de las políticas de inmigración de la Casa Blanca, todas la cifras que tenemos sugieren que las políticas contra los inmigrantes indocumentados no harán nada para reducir el crimen", aseveró la investigadora. Para realizar el informe, The Marshall Project cruzó los datos estimados de indocumentado publicados por el centro de investigación Pew con cifras sobre el crimen a nivel local del Buró Federal de Investigación (FBI). Al analizar con más profundidad la conexión entre el flujo de población indocumentada residente en varias zonas metropolitanas y los diferentes tipos de delitos, los expertos no fueron capaces tampoco de establecer una relación. De hecho, la mayoría de los tipos de delitos tenían una línea de tendencia "casi plana", lo que indica que los cambios en la inmigración indocumentada tuvieron "poco o ningún efecto" sobre la clase de crimen en las diversas áreas que se examinaron. El asesinato fue la única clase de delito que sí parecía mostrar un aumento, pero la diferencia fue "pequeña e incierta", según los autores. Al respecto, Flagg aclaró que los datos "parecían mostrar un aumento", porque visualmente se puede detectar ligeramente una subida, aunque "no es matemáticamente significativa". "Destacamos al asesinato específicamente porque el resto de los gráficos disminuyeron ligeramente y el asesinato fue el único que aumentó un poco, pero reitero: todos están tan cerca del plano que las cifras muestran claramente que no hay relación con la inmigración indocumentada", argumentó. Los investigadores subrayaron que, para los inmigrantes indocumentados, ser arrestados por cualquier motivo significa enfrentar una posible deportación, por lo que tiene sentido que sus tasas de crimen sean menores. Flagg lamentó que exista un discurso por parte del Gobierno contra los inmigrantes indocumentados y consideró que han sido "demonizados injustamente".

0 vistas