• Por Mary Meehan, Ohio Valley ReSource

Las empresas y los funcionarios de salud responden a medida que aumentan los casos de hepatitis A en


Erick Mauricio del Centro de Acción Católica, limpia y desinfecta las superficies.

Foto Mary Meehan Ohio Valley ReSource.

El ruído de los ventiladores industriales llena el Centro de Acción Católica, un refugio en Lexington que ofrece comidas y otros servicios para personas sin hogar.

Es media mañana en un caluroso día de julio y docenas de personas se sientan en sofás en la entrada o se quedan tumbados en las mesas cercanas. A pesar de los ventiladores, el aire es rancio, pues hay demasiados cuerpos, demasiado juntos, condiciones ideales para la propagación de enfermedades.

El brote de hepatitis A en la región se acerca a los 2000 casos confirmados en el valle de Ohio, y la mayor parte de ellos se encuentra en Kentucky, Ohio y Virginia Occidental. Los funcionarios de salud dicen que es probable que la cantidad de infecciones no diagnosticadas sea mucho mayor. Los desamparados se encuentran entre los más afectados. La cofundadora del refugio, Ginny Ramsey, está decidida a mantener fuera la hepatitis A.

Apenas unos días después de enterarse del primer caso de hepatitis A en su condado, Ramsey consiguió una donación de $5000 para vacunar a todos los clientes del refugio. "Nos dimos cuenta de que haríamos algunos esfuerzos para asegurarnos de que la gente fuera vacunada", dijo Ramsey. Pronto, los clientes que pasen la noche en el Centro de Acción Católica necesitarán recibir una vacuna hepatitis A.

Ramsey también está poniendo especial énfasis en la higiene. El virus puede permanecer en una superficie no esterilizada durante meses. Cada semana los clientes se ofrecen como voluntarios para hacer un trabajo y contribuir a la comunidad. Uno de los trabajos agregados en marzo es desinfectar cada superficie compartida. El cliente Erick Mauricio se pone guantes y comienza a rociar. Lleva un cubo con tres botellas de spray y algunas toallas de papel. Se mueve limpiando el edificio, las sillas, las perillas de las puertas, cualquier cosa que alguien pueda tocar sin más mientras camina por un pasillo.

El centro fue construido para 130 personas, por lo que es un gran trabajo y puede tomar hasta tres horas. "No me importa", dijo Mauricio. "Solo quiero asegurarme de que nadie se contagie de nada y que yo no me contagie nada".

La hepatitis A a menudo es noticia cuando hay un brote asociado con un restaurante o al suministro de alimentos. Los funcionarios de salud han dicho que el brote que ahora se ha extendido por el valle de Ohio está más concentrado entre las personas sin hogar y los adictos a las drogas.

Ramsey se apresura a señalar que el trabajo de servicio de alimentos y la falta de vivienda no son mutuamente excluyentes. "Tenemos muchas personas que hacen eso, alrededor del 40 por ciento de nuestros clientes tienen trabajos de tiempo completo", dijo.

El brote está empujando a quienes trabajan con las poblaciones más afectadas a tomar más medidas para frenar la propagación de la infección. Y está planteando preguntas sobre cómo nuestras divisiones de clase social e ingresos contribuyen a la propagación de una enfermedad infecciosa.

Miedo a los alimentos

En la región, el brote se ha concentrado en Louisville, que ha confirmado 540 casos. Desde el otoño pasado, la hepatitis A se ha movido a través de Kentucky hacia los estados vecinos. Ohio ha tenido 137 infecciones y ha habido 626 casos en Virginia Occidental.

Los funcionarios de salud de Kentucky dicen que los trabajadores de alimentos representan menos del 4 por ciento de los casos. Pero el riesgo de transmisión por alimentos llama la atención. La infección reciente de los trabajadores de preparación de alimentos en el condado de Boyd, Kentucky, llevó a los funcionarios de salud a exigir la vacunación de todos los empleados del servicio de alimentos en el condado.

Reunión sobre limpieza sanitaria para el personal de uno de los restaurantes Golden Corral.

Foto Aaron Payne

Jace Stickdorn es director general de Platinum Corral, franquiciatario de varios restaurantes Golden Corral en el valle de Ohio. Al igual que Ramsey, su empresa de restaurantes decidió ser proactiva.

"La idea era que, como compañía, salgamos al frente de esto", dijo. Stickdorn dijo que todos los empleados de 11 restaurantes en Kentucky, Ohio y Virginia Occidental han sido vacunados y las nuevas políticas se revisan a diario. Recientemente, los empleados de Golden Corral en Lancaster, Ohio, recibieron un recordatorio diario de un gerente para lavarse las manos y las superficies a menudo.

"Ahoga los gérmenes", dijo. "Lávate las manos con agua y jabón hasta la muñeca".

Stickdorn dijo que estas medidas preventivas tienen sentido comercial. Él sabe del restaurante de otra compañía que perdió el 70 por ciento de sus clientes después de que una infección de hepatitis A se vinculó con el negocio.

Gráfica muestra los condados en la región en donde se ha registrado la Hepatitis A. (Alexandra Kanik | Ohio Valley ReSource).

Stacy Roof, presidente de la Asociación de Restaurantes de Kentucky, dijo que más empresas están ofreciendo vacunas para hepatitis A a los empleados, trabajando con los departamentos de salud locales para llevar la vacuna a los restaurantes. En algunos casos, la vacuna está disponible a un costo subsidiado para las empresas. Roof dijo que facilita el acceso y fomenta la participación.

Stickdorn dijo que todos sus empleados a partir de ahora deberán vacunarse. "Si vas a trabajar en la industria de servicios de alimentos, va a ser una tendencia", dijo.

El Centro de Acción Católica en Lexington abrió el año pasado con 134 camas. Actualmente se encuentra lleno a más de su capacidad. Mary Meehan | Ohio Valley ReSource.

Las líneas de clase social

El Dr. Matthew Zahn es un especialista en enfermedades infecciosas con sede en California, donde observó un brote de hepatitis A surgir en 2016 antes de desaparecer esta primavera. Ahora, dijo, la misma cepa de la enfermedad ha viajado a otros siete estados. "Solo tienes que reconocer que cuando tienes cientos de personas que desarrollan hepatitis A, el mundo no encaja perfectamente de igual manera", dijo.

El virus no toma en cuenta la clase social o las líneas estatales, dijo Zahn. Es probable que sea más evidente a medida que el número de infecciones continúe aumentando en el valle de Ohio.

Este artículo fue reportado por WFPL News, en asociación con Al Día en América para proveer la versión en español. Encuentre más noticias en nuestro sitio WFPL on the web y en 89.3 FM

This story was reported by WFPL News, which is partnering with Al Dia en America to provide Spanish-language versions of stories. Find more Louisville news from WFPL on the web and at 89.3 FM.