• Por James E. Flynn

Una historia

Y así pasó. Un gobernante de Egipto ordenó a su procurador general que ordenara a sus guardias de la frontera, detener a la gente desesperada que intentaba cruzar hacia Egipto. El Rey sabía que los padres con sus niños huían de masacres y violencia en sus países, pero Egipto no acomodaría a las multitudes de refugiados, por miedo de que podrían ingresar miembros de pandillas trayendo daño a los ciudadanos de Egipto. El gobernante y su abogado, parecían llevar a cabo una campaña para demonizar y criminalizar aquellos inmigrantes que buscaban refugio.

Entonces el llamado llegó a los agentes de la frontera, de separar a los niños de sus padres si trataban de cruzar la frontera.

Tal vez esto detendría las caravanas de burros y camellos con humanos abordo que atravesaban el desierto con fatiga.

Las madres podían llorar del incontrolable sufrimiento, pero el mensaje debía llegar a todos y cada uno en los alrededores de Belem. “Si intentas cruzar, les quitaremos a sus niños y encarcelaremos a sus padres…tenemos tolerancia cero implementada para desanimar la inmigración, aunque los migrantes lleguen en caravanas de camellos”.

Pero una pareja con un pequeño niño atravesó el desierto de todas formas, con la esperanza de evitar aquella amenaza en su desesperada situación.

En su país, ellos habían recibido el aviso en un sueño de que un rey local llamado Herodes, asesinaría a todos los niños para encontrar al que temían, el llamado rey, así conocido por todos los visitantes de algún lugar del Este.

Para ésta familia de tres, finalmente la frontera se asomó en el horizonte. Pero los agentes estaban listos y vigilantes.

Al acercarse la familia a la frontera, sintieron alivio y seguridad después de escapar del infanticidio que habían dejado atrás.

Pero en la frontera, no habrían excepciones, sin importar lo peligroso que haya sido el llegar allí. Entonces los guardias de la frontera arrebataron al niño de los brazos de su enloquecida madre. Sus gritos no sirvieron de nada. Las órdenes fueron cumplidas.

El Rey de Egipto ha satisfecho los miedos y gritos de sus seguidores: “Pueden ser terroristas – sáquenlos de aquí!”

El bebé fue llevado a otro oficiales. Una madre y un padre en llanto fueron encarcelados a espera de la decisión de un juez de Egipto.

La pareja fue eventualmente liberada, pero los ojos vigilantes de fieles egipcios miraban a José y María para asegurarse que nadie les diera trabajo o poder encontrar a su hijo. Era la ley que prohibía que personas cruzaran la sagrada frontera ilegalmente. Sin excepciones, sin importar la dignidad de cualquier infante o los terribles sufrimientos en el país.

Tristemente este cuento es una historia en revés. Un unfanticidio fue llevado a cabo una vez por un faraón egipcio contra los ancestros de ésa familia en la misma tierra de Egipto.

Afortunadamente un niño muy famoso fue rescatado por una reina egipcia que salvó al niño de la masacre de infantes de padres extranjeros. Moisés crecería para convertirse en el hombre de confianza del Rey de Egipto, y eventualmente liberar a su pueblo de la esclavitud de su tierra adoptada.

La historia personal de Moisés, le hizo seguir recordándole a sus seguidores a través del tiempo: “No oprimas al extranjero” (Éxodo 22:20). Moisés repetía a menudo ese mandamiento: “No debes de oprimir al extranjero; porque tu sabes lo que se siente, por que tu viviste como extranjero en la tierra de Egipto” (Éxodo 23:9).

Las experiencias de Moisés y Jesús recuerdan al autor del Libro de los Hebreos en las Escrituras Cristianas: “No olvides mostrar hospitalidad a los extranjeros, por que al hacerlo, algunas personas han sido generosos con los ángeles sin haberlo sabido” (Hebreos 13:2)

Más tarde en su vida, Jesús reflexionaba sobre sus ancestros y la historia de su familia, y predicó en parte de su sermón final: “Yo fui extranjero (inmigrante) y me diste la bienvenida en tu casa” (Mateo 25:35) – y lo opuesto : “Yo fui un extranjero y no me diste la bienvenida” (Mateo 25:43).

Tomen nota gobernantes! Oficiales tengan cuidado! Guardias de la frontera pongan atención! Ciudadanos, no olviden la hospitalidad! Los huéspedes atemorizados en la frontera podrían ser ángeles de esperanza para todos, residentes y extranjeros.

Entradas Recientes

Ver todo

OPINIÓN

Elecciones 2020, en la segunda mitad de la novena entrada Por Maribel Hastings I Columnista de America's Voice. Restan menos de 100 días para las elecciones presidenciales y siento como si estuviéramo