• Al Día en América.

Protestan apertura de nuevo tribunal de inmigración en Louisville

Andrea Brito estuvo protestando la apertura de los nuevos tribunales de inmigración en el edificio Heyburn. Foto Yolanda Moore.

Louisville KY (2 de abril, 2018) Este lunes al medio día, en el centro de Louisville representantes de varios grupos que trabajan en favor de los derechos de la comunidad inmigrante, se presentaron para protestar en la entrada del edificio Heyburn sobre la Avenida Broadway (332 West Broadway), en donde abrió sus puertas un nuevo tribunal de inmigración . Los nuevos tribunales, en el piso 11 del Edificio Heyburn tendrán dos nuevos jueces que trabajarán en los procedimientos de deportación. La medida va de acuerdo con políticas del gobierno federal sobre la contratación de más jueces en las cortes de la nación. De acuerdo al sitio de la oficina ejecutiva de inmigración, durante los últimos seis meses, han sido asignados al menos 20 nuevos jueces para trabajar en las cortes de inmigración. Grupos locales en Louisville, entre los que incluía Mijente Louisville, LSRJ, ACLU, Kentucky Fairness Campaign, Interfaith Coalition for Immigrant Justice y Black Lives Matter Louisville, se reunieron en las afueras del edificio para protestar y denunciar lo que llamaron un intento general de deportar a casi cualquier inmigrante.

La estudiante de la Escuela Saint Francis habla durante la protesta. Foto Yolanda Moore.

Andrea Brito es estudiante de la Escuela Saint Francis localizada a una cuadra de donde se encuentran los nuevos tribunales. Ella estuvo presente durante la manifestación en la que una mujer residente local se detuvo a debatir en contra de los que manifestaban. “Soy estudiante de St. Francis School y la nueva corte está realmente cerca a mi, lo cual representa el aumento del miedo y el temor en nuestra comunidad. No importa lo que yo dijera, no cambiaría la mente de esa mujer. Yo quería que ella tuviera más compasión e incluso ella dijo que sus abuelos eran inmigrantes alemanes. Cuando la mujer comenzó a atacarme y la conversación se intensificó, la gente comenzó a unirse a mi. Fue realmente una experiencia que me ha abierto los ojos. No puedo esperar a continuar haciendo este tipo de cosas”. Dijo Brito.

La expansión de cortes de inmigración del ICE, ilustra como la máquina de deportación está creciendo y continuará creciendo bajo la administración de Trump. El comunicado dado a conocer por el grupo LSURJ (Louisville Showing Up Racial Justice) dice que la agenda irracional del gobierno demoniza y hace de los inmigrantes su chivo expiatorio. De acuerdo al comunicado los procedimientos de deportación han aumentado al menos un 30% con crecientes retrasos.

Los grupos que protestaban, dijeron que el problema va más allá de establecer las cortes para llevar a cabo la agenda de deportación masiva del gobierno. Stephen Bartlett, dijo que ICE está intentando deportar a casi cualquier inmigrante que pueden, incluyendo la remoción del estado de protección temporal para poblaciones de áreas en desastre del Salvador, Haiti y Honduras, a beneficiarios del programa DACA una vez su estado migratorio expira y a inmigrantes indocumentados aunque no hayan cometido crímenes, incluso siendo padres de ciudadanos estadounidenses y aunque hayan vivido en el país durante décadas. Los inmigrantes que solicitan asilo político, están siendo rechazados en cifras alarmantes y sin criterios razonables, haciendo que inmigrantes y sus familias regresen a lugares plagados con la violencia. Además, inmigrantes que han estado activos recientemente en la movilización comunitaria en asuntos sociales, están siendo blanco de deportaciones, debilitando su libertad de palabra, de asociación y organización.

Hasta ahora, lo único que limitaba a la Administración Trump de lograr su agenda de deportación masiva, era su limitada capacidad, lo cual el tribunal que abrió en el centro de la ciudad ayudará a resolver, informa el comunicado.