• EFE | Al Día en América

Más de 100.000 ecuatorianos podrán votar desde EEUU en consulta popular del 4 de febrero.

Cristina García Casado Washington, 31 ene (EFE).- Más de 100.000 ecuatorianos podrán votar desde Estados Unidos en la consulta popular convocada para el próximo 4 de febrero en su país sobre temas como la reelección indefinida o la corrupción. Así lo explicó el cónsul de Washington, Miguel Carbo, que destaca el "gran interés" que una vez más han mostrado los ecuatorianos residentes en Estados Unidos en participar en la vida política de su país de origen. Podrán votar todos los ecuatorianos empadronados en su consulado que tengan más de 16 años y presenten su documento de identidad, el pasaporte o la cédula de identidad, aunque esté caducada. La votación para los que viven en el extranjero es voluntaria, excepto para los que son miembros de mesa electoral, mientras que en Ecuador es obligatoria para todos excepto los menores de 18, los mayores de 65 y otros colectivos como militares y policías. En el consulado de Washington DC -que engloba también a los estados de Delaware, Maryland, Virginia y Virginia Occidental- están registrados 2.685 ecuatorianos, pero el mayor volumen lo tienen los de Nueva York (34.272) y Nueva Jersey (32.516), donde se asentó "la inmigración más antigua de los años 1940 y 1950" y "sigue llegando la nueva", indicó el diplomático. Les siguen en número de electores Connecticut (10.185), Illinois (7.390), Florida (5.697), California (5.104), según datos facilitados por la Embajada en las últimas elecciones generales, celebradas el pasado febrero.

Kentucky, de acuerdo a datos registrados por el Censo del 2010 había 338 ecuatorianos, mientras que en Indiana habían regitrados 587. El cónsul estima que el número total de electores en Estados Unidos "puede haber crecido un poco más" de los 105.238 de los que se informó entonces. Los 13 consulados de Ecuador en Estados Unidos abrirán de 7 de la mañana a 5 de la tarde en el día de la votación y, por ejemplo, en el de Washington habrá seis mesas, tres para hombres y tres para mujeres. En esta ocasión los ecuatorianos deberán votar en las cinco preguntas del referendo, que implican enmiendas constitucionales por ejemplo para anular la reelección indefinida que impulsó el expresidente Rafael Correa y limitar los mandatos a dos de 4 años cada uno. También deberán responder a dos preguntas en la consulta, medidas que suponen un cambio de leyes, como eliminar la de plusvalía. "Las personas están muy interesadas, al ecuatoriano le gusta participar en la vida política del país, vendrán en parte para participar en la consulta y la elección, pero también es una cuestión social de encontrarse con sus compatriotas", explicó el cónsul. El residente ecuatoriano en Washington Carlos Muñoz considera que esta consulta es "una gran oportunidad para enmendar algunos de los errores y abusos del gobierno pasado". "Da la oportunidad a los ciudadanos a decidir directamente sobre temas de importancia como la corrupción, el medio ambiente (zonas de explotación petrolera y minera), la no prescindencia de los crímenes sexuales, la reelección indefinida, y la famosa ley de plusvalía, entre otros", explica. "De ganar mayoritariamente el sí, el pueblo ecuatoriano estaría demostrando un agotamiento con, y oposición, a las políticas y posiciones más controversiales del Gobierno de Rafael Correa", agrega. Por su parte, el residente ecuatoriano en Nueva York Santiago Viteri opina que la consulta se usará como "un ejercicio democrático para legitimar al actual presidente (Lenín Moreno), que se separó de su partido político (el de Correa, de quien fue vicepresidente). "Yo creo que es algo necesario para poder repeler algunos de los errores del anterior Gobierno y prevenir que se incrusten en el poder, pero la verdad es que es como una fanesca (guiso ecuatoriano a base de granos y pescado) de preguntas, unas relacionadas con el poder ejecutivo, otra sobre impuestos, otra sobre el Yasuní (parque nacional)", opinó. EFE